“La educación es el espacio más importante para la construcción de la ciudadanía”

ricardo-cuenca

Foto: Archivo personal

Ricardo Cuenca, investigador del Instituto de Estudios Peruanos y miembro del Consejo Nacional de Educación de Perú, discute el papel de los Estados en la garantía de derechos. Sostiene la necesidad de sensibilizar sobre el tema del derecho humano a la educación, así como de fortalecer los mecanismos y los espacios de participación existentes

 

¿Cuál es el papel de los Estados en la garantía del derecho humano a la educación?

Esta es una pregunta bien importante. El Estado es la institución responsable por velar de que no haya inequidades en la sociedad. Probablemente por la superpoblación de las ciudades, la división del trabajo, y por la manera como se han estructurado los grupos sociales, hayan tendencias hacia inequidades y el Estado tiene que proteger que esto por lo menos no suceda en la manera en que sucede. Esto que parece elementar es importante, porque tiene que ver con el segundo papel, que es tratar de buscar estrategias para evitar o combatir esas inequidades.

¿Qué significa defender la educación como un bien público?

Yo respondería que hay dos niveles: el primero es que la educación es probablemente el mejor espacio para la interacción social – ojala que además esta interacción sea la más democrática y la más justa, no? –, pero también, la educación como un bien público supone que se la reconoce como un bien común. ¿Qué quiero decir con esto? Que una persona con mejor educación va a contribuir de mejor manera a esta construcción colectiva y no solo para ella misma. Entonces como bien público, debe haber mayor espacio para la interacción social, para la democracia y también para poder aportar hacia el colectivo.

¿De qué manera la defensa de la educación como un bien público contribuye para el fortalecimiento de la ciudadanía?

Yo siempre he sostenido que la educación, particularmente la escuela, es el espacio más importante para la construcción de la ciudadanía. Ahí es donde podemos encontrarnos con otro que es distinto, que tiene los mismos derechos que yo, y por lo tanto esa diferencia no lo hace más o menos, sino distinto. Y eso es un ejercicio de ciudadanía, y ese ejercicio yo tengo en una institución donde tengo que cumplir algunas normas y en la que tengo también algunos derechos, es el primer encuentro de sujetos con un espacio ciudadano. En ese plano, por supuesto, la educación resulta fundamental, ojala con reconocimiento válido del otro, ojala sea una relación simétrica con el otro. El otro plano es que el ejercicio ciudadano en educación supone de que aprenda desde niño o niña a relacionarme con el Estado y esta es otra relación importante pues la ciudadanía tiene ese plano de interacción con el otro, el diferente, pero también tiene ese plano de interacción con el Estado como la institución que me alberga, que me protege y a la cual yo le puedo exigir. La educación pública – y por esto es importante la educación pública – es el primer encuentro del sujeto con el Estado y por eso es fundamentalmente importante.

¿Cómo se puede promover la participación ciudadana en cuanto a la exigencia del derecho humano a la educación frente a los Estados?

Primero, es tratar de lograr que el discurso del derecho humano a la educación sea apropiado por todos/as y no solo por un grupo. Lamentablemente, por un lado, la realidad no es así, y por otro, el discurso de la calidad de la educación, de cierto tipo de calidad de educación ha sido apropiado por la sociedad en general, por la ciudadanía, mucho más fácil y mucho más rápido que en el caso del derecho humano a la educación, entonces hay ahí un trabajo importante en el que se necesita que la ciudadanía se apropie de este discurso; y segundo, tratando de fortalecer los mecanismos y los espacios de participación que ya existen y que muchas veces son utilizados solamente como canales de reclamo y exigencia, cuando yo creo que también pueden ser espacios y mecanismos que permitan contribuir de manera ciudadana a la construcción de este derecho humano a la educación.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *