“Con una educación para la paz, estamos hablando en la posibilidad de tener niñas y mujeres como ciudadanas libres de toda violencia”

Elba punto 6

Foto: Archivo personal

Elba Núñez, coordinadora regional del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), discute el tema de la discriminación de género en América Latina y el Caribe y hace un llamado sobre los contextos de extrema violencia que generan y son generados por la discriminación.

 

¿Cómo se ve, cómo se siente la discriminación de género en las escuelas y en los centros educativos en América Latina y el Caribe?

La discriminación se expresa en los obstáculos particulares que afrontan las niñas para el acceso y permanencia en el sistema escolar, porque justamente enfrentan formas de violencia, acoso sexual por su condición de género, en algunos casos por pares, si no por los propios maestros, maestras. En ese sentido, vemos la discriminación que en muchos casos se reproduce en imágenes estereotipadas, imágenes y contenidos sexistas en textos escolares y en las didácticas, pero también en el currículo oculto de la educación. Son obstáculos que efectivamente están en los rostros, es decir, en las formas múltiples de discriminación que persisten en los sistemas de justicia hacia las niñas.

¿Es posible decir que una escuela verdaderamente anti-discriminatoria ayuda a fortalecer los sistemas democráticos?

Justamente, esto es un tema central, porque nos ayuda a fortalecer los sistemas democráticos, sistemas de participación, sistemas en que efectivamente se reconozcan a las niñas en igualdad de condiciones, sobre todo que el ser mujer indígena, el ser lesbiana, el ser trans, o negra, seguimos sumando elementos que efectivamente tienen que garantizarse: que por el hecho de ser lo que uno/a es, no sufra violencia, pero además que el sistema promueva un reconocimiento, y no solamente, sino que promueva una igualdad en las oportunidades. Un sistema de educación que respeta la diversidad, garantiza procesos democráticos y construye ciudadanías protagónicas, que pueden decidir sobre su destino. Estamos vendo un retroceso muy grande en América Latina. Esto que conocíamos en la década de 1970, en la noche de los lápices, por ejemplo, en que se perseguía a estudiantes por el hecho de pensar en un sistema de liberación en relación al sistema autoritario… Hoy por ejemplo, estamos vendo situaciones como la que ha ocurrido recientemente, por ejemplo, con la masacre y desaparición de estudiantes normalistas en Ayotzinapa, Iguala, Estado de Guerrero, México, o ciertas prácticas de persecución a estudiantes que promueven procesos organizativos, que están exigiendo esto que es central: la educación como un derecho humano.

¿Qué papel tendría que cumplir una educación para la paz que genere, desde un pensamiento crítico, esta no discriminación en los centros educativos y la escuela?

En ese sentido, un gran reto que guarda el sistema educativo es el de remover las prácticas socioculturales sexistas, machistas, que siguen promoviendo, siguen legitimando la violencia contra las mujeres, pero también se llama a crear una consciencia crítica acerca de una mirada al contexto de cómo ciertas situaciones de militarización – estoy pensando en os territorios donde actualmente en Paraguay se está teniendo intervención militar y cómo esto afecta el acceso a la educación de las niñas en esas zonas rurales. Pero no solamente eso, en cómo vuelve a sembrarse el terror, el miedo. El miedo de mandar una niña a la escuela porque estamos hablando de una zona militarizada. Estamos hablando de una zona militarizada, lamentablemente, hoy en día en Paraguay, pero estoy pensando también en esta misma lógica en un contexto colombiano, donde sabemos lo que ha sido el conflicto que históricamente se ha mantenido en el país y cómo eso ha causado desplazamientos forzados en la vida de las mujeres. Entonces, con una educación para la paz, integrada al sistema educativo, estamos hablando en la posibilidad de tener niñas y mujeres como ciudadanas libres de toda violencia.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *