“Es necesario revalorizar la profesión docente”

Guillermo punto 7 horizontal melhor

Foto: Archivo personal

Guillermo Scherping, representante del Colegio de Profesores de Chile, considera que mejorar las condiciones de enseñanza es fundamental para mejorar la docencia y la enseñanza. En su opinión, la escuela debe ser un espacio de integración y de oportunidades iguales, un espacio privilegiado de construcción de la democracia.

 

 

Se dice que las maestras y maestros son el corazón de la educación de calidad. ¿Cuál es tú opinión?

Las y los docentes son parte de las condiciones de enseñanza que la sociedad y el Estado generan para poder llevar adelante la educación de niñas, niños y jóvenes. Por cierto que las y los docentes hacemos la diferencia, pero que una diferencia mayor y más sustantiva haríamos si los Estados consecuentemente generaran las mejores condiciones para el desarrollo de la enseñanza. Es una responsabilidad profesional la docencia, que está siempre estrechamente vinculada a las condiciones en las cuales se ejerce. Pero vuelvo a insistir: de mejorar las condiciones, por cierto que también mejoran la enseñanza y los aprendizajes de las y los estudiantes.

¿Qué otros elementos forman parte de ese ejercicio por el derecho humano a la educación, donde maestras y maestros son una clave?

En todo nuestro continente, las y los docentes viven su contrato laboral un 100% frente al curso, es la única profesión que no cuenta con espacio para el desarrollo profesional, para la reflexión de la propia práctica, para la formación continua, para la atención de estudiantes, de madres y padres y otras labores profesionales que se cumplen en esta unidad social que es la escuela. En segundo lugar, por cierto que están los aspectos salariales, como la valoración que el Estado hace y la sociedad hace de la labor docente. En la medida que el salario de las y los docentes es bajo y precarizado, por cierto ello habla de malas condiciones de enseñanza – no porque las y los docentes van a ejercer mal su enseñanza, pues harán su mejor esfuerzo. Son muy malas condiciones de enseñanza, lo que en definitivo redundan en las buenas condiciones que las niñas, niños y jóvenes de nuestro continente deberían recibir. Otro aspecto es la gran cantidad de estudiantes por curso. Salas con una gran cantidad de estudiantes dificultan mucho más las posibilidades de enseñanza. Otro elemento, que en particular en el caso chileno es dramático, es la ausencia de integración e inclusión social en los aulas. Es sabido que Chile tiene uno de los sistemas de educación más segmentados del mundo, dicho incluso por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), o sea, es un sistema de educación sumamente clasista, en donde nunca se encuentran los distintos. Ello representa una dificultad para el desarrollo de los mejores aprendizajes, tanto para aquellos que tienen una buena situación económica, como para aquellos que tienen una situación más deprivada.

Y porque en definitivo el espacio educativo también es un espacio para la construcción de ciudadanía, de la democracia que queremos, a que aspiramos…

Efectivamente, si en el espacio educativo no se encuentran nunca los distintos, ello es expulsivo de los distintos, por cierto que se está pensando en una sociedad fragmentada, conflictuada, que difícilmente puede desarrollar toda su potencialidad democrática. La democracia se desarrolla en toda su potencialidad en la medida en que todas y todos tenemos oportunidad, todas y todos vivimos integradas/os. Y el espacio escolar es un espacio privilegiado para esa integración.

¿A qué debería estar orientada la educación?

A la construcción de la felicidad, a la profundización democrática en nuestros países, generando mejores condiciones para la calidad de vida, esa búsqueda de la felicidad. El trabajo, la economía no pueden ser un castigo. El trabajo es la dignificación del ser humano, hay que generar entonces sociedades donde el trabajo se dignifique y no sea un castigo, como es hoy en día en buena parte de nuestros países.

¿De qué modo se puede promover frente a los Estados el ejercicio digno de la labor docente?

En primer lugar, con los y las demás, con otros/as. No puede ser un impulso o una defensa, o auto-defensa individual. Tiene que ser con otras/os, tiene que ser en pluralidad, de que es necesario revalorar, revalorizar la profesión docente y en esa revalorización, tenemos que ocuparnos de una profunda transformación de la formación inicial docente, de la formación continua y también del ejercicio docente por la vía de generar mejores condiciones en los institutos formadores de docentes, de que las condiciones de enseñanza no son un privilegio para las y los docentes, no son la reducción de condiciones laborales, sino que son las condiciones para que se desarrolle la enseñanza, para el desarrollo de los sistemas educativos y de los procesos de enseñanza.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *