“La participación es la única manera de mejorar nuestra sociedad”

vera-masagao-ribeiro

Vera Masagão, coordinadora de programas e investigadora de la ONG Acción Educativa, comenta sobre la importancia de la participación ciudadana en todos los niveles de la política educativa – nacional, Estado/municipio, escuela, salón de clases. En su opinión, la escuela es un lugar donde la participación debe ser trabajada desde la infancia.

¿Cuál es la importancia de la participación ciudadana en la política educativa? ¿Cómo asegurarla?

La participación es la ruta de acceso a una educación de calidad y con sentido para aquellas personas que están involucradas, especialmente los/las estudiantes y sus familias. Las maestras y los maestros son el factor principal de la calidad educativa y es muy difícil incorporar un proyecto educativo, un plan de estudios, la metodología, si no han participado en su elaboración. Las escuelas son parte de los sistemas, que tienen que poner en práctica políticas que están por encima de ellos, pero también tienen que participar en el desarrollo de esa política, además de tener las condiciones, con creatividad y coherencia, de desarrollar lo que es específico a su contexto. A nivel local, del barrio o la escuela, son las familias y las/os propias/os estudiantes los que tienen que tener una voz. Los y las profesionales de la educación, por su parte, necesitan tener mucha sensibilidad a esto, entender que necesitan escuchar el punto de vista de los y de las no profesionales, que su opinión es competente y es su responsabilidad traducir las demandas de la sociedad en propuestas educativas con base teórica y empírica. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la participación en todos los niveles – nacional, Estado/municipio, escuela, salón de clases: un sistema articulado de participación y compromiso en la definición, implementación y evaluación de políticas y proyectos educativos.

¿Qué experiencia(s) de éxito deseas poner de relieve en América Latina y el Caribe? ¿Por qué?

Creo que Brasil tiene una interesante experiencia de institucionalización de la participación en los distintos niveles. Necesita mejorar mucho, pero es interesante pensar que tenemos miles de consejos municipales y escolares donde la gente común ofrece voluntariamente su tiempo para mejorar las políticas públicas. Después de mucha presión de los movimientos sociales, el gobierno federal emitió un decreto con recomendaciones para mejorar el funcionamiento de los consejos y conferencias de políticas públicas. Estas recomendaciones fueron en el sentido de tener más transparencia y representatividad. Pero el decreto terminó provocando una reacción conservadora en el parlamento. Desafortunadamente, tenemos una mayoría de parlamentarios que se creen los únicos que pueden dar su opinión y ejercer el poder. La política sólo mejorará cuando tengamos más personas que participen en la política, no sólo en los partidos, sino también en las instancias de participación. Por lo tanto, es necesario fortalecer la democracia directa (consulta directa de los ciudadanos y ciudadanas para temas más estrategicos a través de plebiscitos y referéndum), y la democracia participativa, las conferencias y los consejos donde los segmentos pueden discutir, proponer y llevar a cabo el control social de las políticas, de los presupuestos públicos.

¿Cómo se concretan la participación y la democracia en los ambientes educativos, como las escuelas y los centros educativos? ¿Cuáles son los desafíos involucrados en este proceso?

La participación es la única manera de mejorar nuestra sociedad, para promover el desarrollo sostenible. Pero requiere aprendizaje y madurez política. En este sentido, la participación debe ser ejercida muy temprano y la escuela es un lugar excelente para ello. En una elección para representante de la clase, las/los estudiantes pueden aprender mucho de política. Además, el local (el municipio o el barrio) es una instancia en la que la participación ciudadana se produce de forma más natural, porque los problemas a resolver están muy de cerca. Por lo tanto, es esencial que las escuelas estén preparadas para estimular a los/las estudiantes a conocer profundamente su territorio, la ciudad y el ecosistema en el que viven. Esto tiene que ser desarrollado localmente por los educadores y educadoras. Participar en el debate y en la búsqueda de alternativas para los problemas locales es un puente para que más personas se dediquen a los temas y movimientos de la ciudadanía mundial – lo que ahora es más fácil debido a las tecnologías de comunicación.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *